Nos ha relatado, en directo, y junto al cadáver de Gadafi, cómo fue su brutal asesinato. Fue testigo de una visita muy especial que hizo Michael Jackson a París. Ha sido corresponsal en Marruecos para Televisión Española y para la Cadena COPE también lo fue, pero en París. Fue uno de los primeros periodistas en informar para todo el mundo del terremoto en Haití, trabajó junto a la actual Reina de España, Letizia Ortiz, y actualmente es editor adjunto del Telediario. Es Antonio Parreño (Elche, 1973), uno de los activos en comunicación más importantes que tiene este país (licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y en Derecho por la UNED). No en vano, ha obtenido de manos del Rey Juan Carlos I, el Premio Rey de España de Periodismo. Es, sin lugar a dudas, un hombre de éxito y prestigio profesional. A pesar de ello, sigue siendo tan humilde como cuando lo era en sus inicios profesionales, con apenas veinte años, en su tierra natal.

-Desde muy joven te ha acompañado el éxito, prácticamente desde que iniciaste los estudios de Periodismo en la facultad de Ciencias de la Información. De hecho, durante esa época, a primeros de los años 90, con poco más de veinte años, ya eras corresponsal en París para la Cadena Cope.

Hombre, tanto como el éxito… Lo que sí es cierto es que, cuando estuve de ERASMUS en París, tuve la enorme suerte de poder trabajar como corresponsal freelance para la COPE. Visto con perspectiva, fue un auténtico regalo con aquella edad (22 años). Hice crónicas de todo tipo: Desde la muerte de Miterrand, el festival de Cannes o una visita de Michael Jackson a París hasta detenciones de etarras o visitas del entonces presidente Aznar y de varios ministros. Fue una etapa apasionante. ¡Y además me pagaban y vivía en París!

-Tras el paso por Cadena Cope, le siguieron Cadena Ser y Radio Nacional de España, hasta el año 2000. ¿Qué recuerdos tienes de esa época? Entonces trabajabas para Iñaki Gabilondo en su exitoso Hoy por hoy.

En la SER estuve un verano, y vi a Iñaki bastante de lejos, yo era solo un becario del turno de noche. Le teníamos todos un respeto reverencial. Recuerdo esos años como un aprendizaje continuo, y tuve la suerte de cruzarme con algunos de los que hoy son grandes estrellas de la profesión.

-Además de licenciarte en Periodismo, también lo hiciste en Derecho. Pero, no has ejercido como abogado. ¿Por qué realizar estos segundos estudios?

Como muchos otros, sentía que la carrera de Periodismo profundizaba poco en las materias. Y entonces ya teníamos esa preocupación por ‘especializarse’. Por eso opté por estudiar Derecho. Y me encantó. En todo caso, para cuando terminé ya tenía un trabajo más o menos estable en TVE, y no me planteé nunca iniciar de nuevo otra carrera profesional. Sí creo que me ha venido bien a la hora de tratar esos temas como periodista, sobre todo me ha dado seguridad a la hora de manejar el lenguaje jurídico.  Y sigo colegiado, que nunca se sabe…

-Por otro lado, y como anécdota, qué siente Antonio Parreño al verse en múltiples rankings como uno de los reporteros y presentadores más sexys y deseados de España.

Bueno, me hacen reír, en general esos rankings son bastante frikis y son muy antiguos, de la época en la que era presentador.  Son cosas de la relativa fama que da la televisión, que es muy efímera. Y si me vieran ahora…

-Pero volviendo a lo meramente profesional, tras el paso por las principales cadenas de radio de España, llegó el salto a la televisión, a Televisión Española, a principios de la pasada década, donde te encuentras trabajando en la actualidad. ¿Llegaste ahí por casualidad? ¿Cómo sucedió?

Hice el máster de Radio Nacional y después del periodo de prácticas me contrataron en Radio 5 Todonoticias. El entonces responsable de esa cadena, Pedro Roncal, se marchó al Canal 24 Horas, y poco después nos reclutó a varios compañeros que habíamos estado con él. Fue una suerte porque me enseñó mucho y le debo el trabajo que tengo actualmente.

-Durante un tiempo fuiste la cara (o una de ellas) en los informativos de Canal 24 horas, en el Telediario Matinal, en Telediario 3 y Telediario Fin de Semana. ¿Qué tal esa experiencia frente a las cámaras? De hecho, algunos de esos informativos eran líderes en su franja horaria en todo el territorio nacional.

Pues fue otra experiencia bastante intensa. A mí no se me había pasado por la cabeza jamás, pero tuve la suerte de probar como presentador casi sin proponérmelo. Hay mucha gente que ansía ponerse delante de la cámara y no lo consigue, y yo lo tuve que hacer. Y la conclusión es que a veces se subestima lo complicado que es presentar y hacerlo con solvencia.

-En esta época coincidiste, y de hecho presentaste un programa especial, con Letizia Ortiz. ¿Qué tal fue vuestra relación profesional y cómo te enteraste de que iba a ser la futura Reina de España? ¿Te lo dijo ella personalmente?

No, me enteré como todos los demás en TVE, y fue una sorpresa. Nosotros éramos solo compañeros, y en el tiempo que pudimos coincidir vi que trabajaba muy bien, era muy autoexigente. Habría sido una gran estrella de la televisión durante muchos años, sin duda alguna. La reflexión que me sigue generando es cómo la vida puede dar un vuelco radical de un día para otro.

-Desde 2005, te incorporas como reportero al área internacional de TVE, lo que te permitió cubrir el asesinato de Benazir Bhutto en 2007, las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008,el conflicto de la Franja de Gaza de 2008-2009 o el terremoto de Haití de 2010. De hecho fuiste el primer periodista español en llegar a la zona cero.

No fui el primero, pero sí llegué bastante pronto, junto a un equipo de Bomberos sin Fronteras. El terremoto de Haití fue una de las coberturas más brutales que he tenido que hacer como reportero. El grado de destrucción de Puerto Príncipe era increíble,  parecía que había caído una bomba nuclear en la ciudad. Había cadáveres abandonados en la calle…. Ser reportero internacional te da la oportunidad de estar en un país en momentos clave de su historia. Es un gran privilegio, aunque a veces veas cosas feas.

-En esos años también presentaste el programa El Mundo en 24 horas. ¿Cómo te lo propusieron y qué tal resultó la experiencia?

Era un programa que elaborábamos en la sección de Internacional de los informativos, lo presenté sobre todo en mi última etapa en la sección. Me gustaron sobre todo las entrevistas que hacíamos en directo. Es un programa de referencia para todo aquel a quien le interese la información internacional.

-Entre junio de 2010 y diciembre de 2012 fuiste corresponsal de los informativos de TVE en Rabat. En ese periodo cubriste la crisis del campamento saharaui cerca de El Aaiún, el inicio de las ‘primaveras árabes’ en Túnez o el conflicto de Libia y la muerte de Gadafi. De hecho, todos recordamos un directo que realizaste junto al cadáver del dictador.

Fue una entradilla de esas que hacemos para las piezas de los telediarios. Ver el cadáver de Gadafi en aquella cámara frigorífica es uno de esos momentos que uno se guarda para siempre en su memoria profesional. La guerra de Libia fue una cobertura apasionante. Lo triste es que cinco años después, el desastre que ya se intuía sobre el terreno se ha confirmado. Todo lo que podía ir mal allí por la imprevisión de las potencias occidentales ha ido mal o peor.

toni-marruecos-2

-En esa época también viviste un acontecimiento que generó muchísimo interés. Fue en Burkina Faso, desde donde informaste sobre la liberación de los cooperantes españoles secuestrados por Al Qaeda en el Magreb.

Lo curioso es que estar allí fue un golpe de suerte. Nacho Sierra, mi cámara, y yo estábamos en Burkina haciendo un reportaje sobre la crisis alimentaria cuando nos llamaron de Madrid diciéndonos que habían liberado en Mali a los cooperantes. Y poco después confirmamos que justo viajaban hacia Uagadugu, donde le esperaba un avión de la Fuerza Aérea Española. Fue un subidón impresionante cuando nos dejaron pasar al aeropuerto militar y pudimos hablar con los cooperantes. Éramos los únicos españoles. Había varios agentes del CNI esperando y nos saludaron incrédulos. Cuando todo terminó bromeábamos diciendo que se estarían preguntando ¿Pero cómo demonios les ha dado tiempo a estos tíos a llegar a Burkina?

-En 2010, recibiste de manos de Juan Carlos I, el premio Rey de España de Periodismo en la categoría de TV por el reportaje: Ellacuría, crimen sin castigo, rodado en El Salvador para el programa En Portada.

Era un reportaje que no iba a hacer yo, sino Vicente Romero, pero no pudo viajar por un tema personal y me pidió José Antonio Guardiola, el director de En Portada, que hiciera el reportaje. Me encantó conocer El Salvador, uno de los países más violentos del mundo, y bucear en un episodio olvidado de la guerra civil como el del asesinato de los Jesuitas. Y encima, luego, meses después nos dieron un premio que está muy bien. Fue un privilegio enorme y una de esas carambolas felices que ocurren a veces en la vida.

-Toda esta importante y destacada trayectoria profesional ha sido reconocida por tu ciudad, por Elche, cuando fuiste el pregonero de las fiestas en 2015…

Sí, es otro de esos regalos que a veces te da la profesión. Yo jamás me lo había ni planteado, y cuando me llamaron acepté de inmediato. Que a uno le reconozcan en su pueblo es algo realmente único y más para hacer algo relacionado con las fiestas, que me traen tantos recuerdos de infancia. Además, pensaron en mí por mi perfil de reportero internacional, lo que me hizo especial ilusión. Y luego me trataron con mucho cariño.

-En los últimos años, tu imagen ya no es tan frecuente en los telediarios de TVE. En la actualidad eres editor adjunto del Telediario del mediodía. ¿Cómo llevas esta exigente nueva etapa, especialmente en tiempos políticos tan inciertos?

Me lo planteo como una etapa de aprendizaje más, a veces no es tan divertida pero es también muy útil conocer por dentro como se hace un telediario. Te da una visión global que viene muy bien y conoces mucho mejor a la redacción, cómo enfocar los temas para que sean más atractivos y los complejos equilibrios que conlleva el trabajo en una televisión pública.

toni-marruecos-1

-Y qué tal, en lo personal. ¿Cómo se lleva eso de convivir con otra de las periodistas más relevantes de este país, Macarena Bartolomé, una de las caras más reconocibles actualmente en los telediarios de TVE.

Pero bueno, ¿tú qué eres, del Hola? Pues por motivos obvios en casa a veces cuesta desconectar del trabajo…

-Finalmente, cuál es tu deseo profesional que sigues persiguiendo y al que jamás renunciarás, si es que existe alguno.

La verdad, solo seguir pudiendo vivir de mi trabajo, que eso no está tan claro en estos momentos tan complicados para la profesión.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s